4 de junio de 2017

Y aquí estoy una vez más, escribiendo sin rumbo.
Dicen que el que escribe, escribe por alguna razón, normalmente dicen que es por tristeza, decepción o dolor.
Porque si te paras un segundo a pensar, todo relato o texto que verás normalmente por ahí se resume en cicatrices sin curar que crees haber cerrado pero una vez más la costra se levanta y de tanto abrir la misma herida se infecta. Pues así pasa con los sentimientos, de tanto volver a recordar, el disco rayado se rompió y se puso como loco.
Y es que nunca veréis a un escritor que pueda decir que ciertos, o quizás la mayoría de textos no fueran escritos por lecciones de la vida o por alguna que otra noche en vela, incluso algún lloro.
Y así es, no existe escritor que sea feliz, o por lo menos al completo.
Y por no guardárselo escriben, y necesitan que el mundo escuche lo que sienten o estan viviendo en ese momento.

3 de marzo de 2017

Y es que estoy llena de dolor, ya no aguanto más esta desilusión. Y es que cada día descubro una nueva decepción.
Ya no sé que hacer.

24 de enero de 2017

Parecidos.

A día de hoy, después de seis meses he visto lo que de verdad sienten las flores, son iguales que las personas.
Puede haber dentro de una raza muchas variedades, rosas de distintos nombres y colores; Vendela, Nectarine, sweetnes, mondial,cabareth y muchas más..
Y como nosotros, pueden un día estar preciosas y coloridas o al otro estar secas y podridas, a veces por el clima, otras por viejas y hasta por como las traten.
Por eso las personas dependemos de en que manos caerémos y por como nos tratarán.
También podemos ser en otros aspectos como las flores, podemos ser punzantes y hacer daño como las espinas de algunas flores.
Y es que no somos muy diferentes a las flores, somos más parecidos de lo que creemos.

4 de enero de 2017

Vive, hazlo.

Vive, haz lo que te de la gana.
Sonríele al mundo si te apetece, y si no también.
Grítale a los cinco vientos que por fin eres feliz.
Cómprate esa casa y ese coche que tanto deseas.
Dile que la quieres con o sin razones y que sin ella no podrías vivir.
Mírala profundamente, a sus ojos verdosos y hazlos llorar, pero de emoción, de alegría. Haz que le salga una sonrisa de oreja a oreja, tratala como nadie, como se merece y dile que sin ella todo estaría más apagado.
Pídele una vida junto a ti y dale todos los abrazos que necesite y más, todos los besos y detalles que jamás esperaría.
Porque se lo merece, porque sigue a tu lado, porque eres su razón de vivir.
Simplemente, ámala como ninguna.

21 de noviembre de 2016

Lost.

A veces me gustaría poder olvidarme de todo, del mundo, de todo lo que me ronda por esta cabeza, de las sonrisas que quedaron en el olvido.
Olvidarme de las palabras que duelen mas que cualquier herida, más que cualquier puñalada.
A veces hago un intento de comprender algunas cosas pero hai algunas incomprendibles que por mucho que lo intentes duelen igual.
Y es que no sé que hacer con mi cabeza, con esta cabeza loca que por mucho que intente distraerse no hay manera de despejarse.
Y no hablemos de 'te amo' que quedaron en el olvido, ni de cariños y detalles que nunca ocurrieron. Yo misma se, que a veces es complicado pero tampoco es imposible hacer un cariño, un detalle o un mimo.
Pero bueno, que le vamos a hacer, aguantemos como estatuas que eso tiene que salir de cada uno internamente, salir desde el fondo del corazón, desde el alma de cada uno de nosotros.
Y a veces incluso te das cuenta que tienes que estar jodida para recibir una monada, un cariño, o incluso un 'ven aquí anda' y tras eso un beso en la frente, cuando normalmente nunca.
Ay amor, cuanto te echo de menos.

18 de abril de 2016

Eu falo galego porque me peta,                                                                                                      porque sinto e choro na miña lingua,                                                                                            porque namoro coa miña fala..                                                                                                namorando con bicos e palabras.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               Cantaruxando e de foliada mentres                                                                                                         os cativos xogan cos seus bonecos e rin,                                                                                                                                       rin sen fin porque é ledicia todo o que un fala.                                                                                                                           Porque o que falou e sentíu en galego,                                                                                              sabe o que é ter morriña por ver as xoaniñas                                                                                         as bolboretas e os vagalumes un día de treboada,                                                                                                                     aos que están lonxe caenlle as bágoas por un amor,                                                                          un amor que nunca foi pero sempre estivo presente.                                                                      Aos que se foron, aos que quedaron e aos que voltaron,                                                                        aos que sempre botaron de menos un aloumiño,                                                                                 un agarimo ou incluso unha cóxega da sua terra,                                                                            terra querida que sempre quixeron,                                                                                                   terra de bruxas e meigallos,                                                                                                                 miña terra querida que eu amo,                                                                                                          terra de lembranzas.                                                                                                                               ¡Ay, miña estrela que me guía onde eu vou!                                                                                    Miña fala,                                                                                                                                  miña fala querida que floreces ata en inverno,                                                                    xoia dos meus ollos que tanto me enlouqueces,                                                                              corazón que por ti latexa                                                                                                            ao pé da lareira mentres espero por ti meu salouco.                                                                            E mentres penso onde estarás miña rosa,                                                                                         meu pensamento que tanto me asombras,                                                                                      escribo sobre paredes coa sangue que ti me quitache                                                                          e coa alma que ti desprezache.                                                                                                                 Eu so quixera navegar nese mar dos teus ollos,                                                                                   no mar das tuas bágoas sen fin ata afogarmos,                                                                             afogarmos xuntos pero nunca separados,                                                                                           para que morran da envexa os pobres pailáns e trapalleiros.                                                            Para que falen coma os contos para os meniños                                                                                 de que ti e mais eu sempre nos quixemos,                                                                                        miña terra querida,                                                                                                                                 terra de mil amores.                                                                                                                         Quérote, pola mañan, no luscofusco e máis as noites,                                                                     cando a lúa sae de marcha e as estrelas enternece,                                                                              e no amencer o sol a lúa fai esconder.                                                                                              Miña fala,                                                                                                                                  miña terra querida,                                                                                                                   eres todo isto e máis.                                                                                                               Eres doce coma as tuas palabras,                                                                                                         eres tenrura chea de mil lembranzas,                                                                                                     estas chea de pasado nas tuas pisadas,                                                                                                    pero eu non sei que teñen esas miradas.                                                                                           Pero tes un chisco de futuro no medio dun sorriso,                                                                mezclado con carmín e uns cantos bicos de máis e nunca de menos.                                                              Pero se choras miña ruliña,                                                                                                  chora polo que se foi e non volveu,                                                                                    chora como as nubes en primavera.                                                                                 Pensao ben e non chores,                                                                                                  porque a nosa fala é motivo de sorriso e brincadeiras,                                                 porque o noso idioma é único e así nos entendemos.                                                            Ti dirás miña boneca de mil cores se cantas o seu piar,                                                      piar que ata os paxaros falan e as persoas calan,                                                              miña raíña de mil castelos que a todos namoras,                                                                que se ti te caes eu voute erguer coa forza de mil homes.                                                               Eres sentimento e xustiza,                                                                                                                               eres bagoa pero tamen sorriso,                                                                                               eres tantas cousas boas e nunca malas,                                                                               eres a terra que nunca me deixa,                                                                                            por iso digo que ti es fala e contigo vou ate onde faga falta. 

8 de marzo de 2016

Me gustaría recordar la primera vez que vi esos ojos oscuros pero tan vivos que a día de hoy amo, y que alguien me lo diga porque ni yo misma lo recuerdo. Deberían diagnosticarme alzheimer pero por culpa de sus besos que me hacen olvidar todo lo demás, quien me diría a mi que los días se hacen polvo con cada segundo que paso pero a su lado y cada mirada se convierte en agua, como la que está callendo ahí fuera en medio de tanta tormenta, pero tu no eres tormenta, lo soy yo.
¿Y qué si soy tormenta y tú mi luz, mi claro, mi rayo de sol? Podríamos ser tantas cosas buenas y tantas malas. Pero tú eres tú, con tu olor a café por las mañanas en resacas infinitas y con tu manera de agarrar el cigarro como si se fuera a escapar de un suspiro o una calada. Tú siendo yo con tus caricias y tus te quiero que sé que cada día se convierten en nuestros 'más'.Yo siendo tu sin más y sin menos, como el polo sur y el norte, tan fríos, tan equidistantes y tan atrayentes. Como el agua a la tierra, como los periquitos, como la luna y el sol, como la llave y la cerradura. Podría decir tantas cosas que se nos parecen pero creo que no existe tal perfección hecha ni tanta compenetración como la tuya, la mía, la nuestra. Me gustaría recordar el primer instante, la primera mirada, el primer encuentro de sonrisas que te grita a kilómetros que algo sucederá, que un futuro no incierto se acerca y que el sol vuelve a salir a pesar de la tormenta.